LOS ARTEFACTOS SONOROS DE LOS HIJOS DEL MAR

La vida es una cosa sorprendente… A veces –más en realidad de las que uno quisiera– lo es para mal. Pero otras, por el contrario, lo es para bien. Y así es que de repente un día recibes la llamada de un buen amigo que, sin esperar nada a cambio, te dice “tenemos un regalo para ti”. Ésta de la que estoy a punto de hablaros es una de esas veces…

Como algunos de vosotros ya sabéis, yo vengo del mundo de la música. Trabajé durante muchos años (a veces incluso creo que más de los que realmente hubiese querido) como músico, como técnico de sonido y como productor discográfico. Como en todos, supongo, en ese mundo hay un lado malo, en el que la vida pasa demasiado rápido, sin tiempo casi ni para cuidarse uno mismo. Pero, por suerte, también hay un lado bueno. Un lado éste creo que bastante más grande que el malo… Es por esa parte del mundo por la que, entre otras cosas, he tenido la suerte de conocer a gente maravillosa. Músicos, técnicos, productores, amigos… A algunos los fui a encontrar lejos, muy lejos de mí. Y a otros, simplemente, a mi lado. Quizá incluso a menos de medio metro, para ser exactos. En la furgoneta, en el asiento de al lado, en la habitación del hotel, en el avión, en el escenario.

Durante muchos de esos años tuve la suerte de compartir grupo, música, kilómetros, experiencias, sueños con dos de esas personas increíblemente buenas, como lo son Carlos González Rivera, “Puntxa”, y Rafael Ullán. Mientras yo era el bajista, ellos eran, respectivamente, el percusionista y uno de los dos guitarristas de Lamatumbá, un grupo gallego en el que he tenido la suerte de tocar durante ocho años. Cuando mi trabajo en la banda llegó a su fin, nuestros caminos se distanciaron, pero no así nuestra amistad. Nuestra buena amistad.

Ha sido precisamente esa misma amistad la que ha servido de motor para volver a poner en marcha común el talento de Puntxa y Rafa, quienes, generosos como pocos, han vuelto a unir sus fuerzas para hacerme (hacernos, en realidad) este regalo que ahora, orgulloso, comparto con todos vosotros. Amigos, así, en la forma de estos dos fragmentos que ahora os presento (y a los que en breve se unirán algunos más), es como mis buenos compañeros “Puntxa” González y Rafa Ullán sienten Los hijos del mar. De todo corazón es mi mayor deseo que los disfrutéis.

Pedro Feijoo

Simón se presenta a los lectores.

 

Simón y Mariña corriendo como locos por las calles de Vigo…  Huyen, pero, ¿de quiénes? ¡Diferentes caminos y atajos de sombra por los que optar! ¡Corred, corred!

 

¡Leira y Siwan! ¡Enviad un mensaje privado a nuestro perfil de Facebook (editorial Espasa) con vuestra dirección postal y teléfono!

Os enviaremos un lote compuesto por las siguientes novelas:

Los hijos del mar, de Pedro Feijoo.

Noroeste, de Héctor Oliva Camps.

Ashford Park, de Lauren Willig.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s